Escuchar

Actualizado: 07/01/2021

 

La Asociación APROSU se constituyó en 1962 por un grupo de familias que tenían en su seno a una persona con discapacidad intelectual; es la primera Asociación constituida en el Archipiélago Canario.

La trayectoria de la Asociación APROSU pasa por cuatro etapas bien diferenciadas:

 

PRIMERA ETAPA: La actividad principal de la Asociación APROSU estuvo centrada en la etapa escolar, la mentalización de la sociedad y las familias. Eran los años 60, cuando aun no estaban las personas "subnormales", como entonces se les llamaban, escolarizadas. La lucha de la Asociación APROSU se centra en la puesta en marcha de centros escolares, centros a los que pudieran asistir las personas que no podían estar escolarizados en los centros públicos por presentar alguna dificultad para seguir el ritmo del resto de los niños, concretamente se pusieron en marcha centros como el del Toscón, en los municipios de Arucas, Galdar, Telde, el Tablero e Ingenio, etc.
Dichos centros pasaron posteriormente a pertenecer a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.
Gracias a la labor pionera de la Asociación APROSU surgen los primeros trabajos sobre el mundo de la discapacidad intelectual, mediante publicaciones y jornadas de divulgación.

 

SEGUNDA ETAPA: Una vez cubierta las necesidades en el campo educativo en los años 80, la Asociación APROSU comienza a plantearse el dar respuesta a la demanda existente de viviendas para personas con discapacidad intelectual en la Comunidad Autónoma de Canarias, principalmente para personas con discapacidad intelectual y necesidad de apoyo intermitente y limitado.
Hasta ese momento las personas con discapacidad intelectual con escasos recursos económicos que quedaban huérfanas o en situación de desamparo se veían obligadas a pasar sus días en el psiquiátrico, lugar no adecuado para estas personas y, los más afortunados económicamente podían ser traslados a centros residenciales para personas con discapacidad intelectual en la península, provocando un desarraigo con su núcleo familiar y su entorno. Todo ello impulsó a la Asociación APROSU a trabajar para la puesta en marcha de un proyecto para crear plazas de vivienda para personas con discapacidad intelectual, centrando en esta etapa todos los esfuerzos en la recaudación de fondos para la construcción de la Residencia.
Se construye la Residencia Cristo de la Salud, situada en la Calle Málaga 1, La Vega de San José, en Las Palmas de Gran Canaria, con capacidad para 42 plazas de vivienda.
En esta etapa, la Asociación APROSU ofrecía servicio de talleres y ocio en las instalaciones de la calle Perojo.

 

TERCERA ETAPA: La Asociación APROSU pone en funcionamiento, en febrero de 1996, la primera residencia en la Comunidad Autónoma de Canarias para personas con discapacidad intelectual y necesidad de apoyo intermitente y limitado, huérfanas, en situación de desamparo o graves problemas socio-familiares, ofreciendo 42 plazas de vivienda para el sector, 90 plazas en centro ocupacional y una plaza de servicio de hotel, destinada para situaciones puntuales en los que el cuidador principal no pueda atender a la persona con discapacidad.
A partir de aquí y con el objeto de conseguir la integración laboral de las personas con discapacidad, crea en el año 2000 el Centro Especial de Empleo APROSU S.L. Además con el objeto de proporcionar una mayor autonomía a las personas con discapacidad intelectual, ampliar el número de plazas de vivienda en la Comunidad Autónoma y reduciendo las lista de espera existente, la Asociación APROSU apuesta por la creación de viviendas tuteladas para personas con discapacidad intelectual, siendo la Asociación APROSU la primera en poner en funcionamiento la primera vivienda tutelada para este colectivo de la Comunidad Autónoma de Canarias.
Posteriormente pone en marcha dos viviendas más, dando cobertura a 15 plazas de vivienda para personas con discapacidad intelectual.Este proyecto contribuye a conseguir el máximo nivel de autonomía personal y de integración social de las personas con discapacidad intelectual. Desde La Asociación APROSU, los diferentes profesionales empezamos a detectar que cada vez, como en el resto de la población, la esperanza de vida de las personas con discapacidad intelectual aumentaba, lo que hizo plantearnos la puesta en marcha de la primera residencia destinada aquellas personas con discapacidad intelectual mayores de 50 años. En al año 2007 se inaugura la residencia Domingo Suárez Valido, situada en la Calle Perojo de esta ciudad, con capacidad para 13 personas y con profesionales con formación específica a la discapacidad intelectual y los procesos propios del envejecimiento.

 

CUARTA ETAPA (actual): Desde 2015 proseguimos con una etapa mas centrada en apoyos y servicios que contribuyan con la autonomía y la inclusión en la comunidad de las personas con discapacidad intelectual, creando el nuevo Servicio de Promoción de la Autonomía Personal, donde los profesionales acuden a los domicilios de las personas beneficiarias para apoyarles en el aprendizaje de la habilidades de la vida diaria en su entorno mas cercano. A partir de 2018, la Asociación APROSU comienza una etapa de transformación digital para integrar las tecnologías del conocimiento y la información en todas las áreas de la organización para optimizar los flujos de procesos, mejorar su eficiencia y ofrecer un nuevo y mayor valor añadido a las personas con discapacidad intelectual y sus familias. Entre las mejoras realizadas se encuentra la utilización de la suite Microsoft 365 que contiene aplicaciones de Office (Outlook, Excel, Word...), servicios seguros de gestión documental en la nube como Sharepoint y Teams para la comunicación eficiente del personal; programas específicos de gestión (RESIPLUS, NEUROAPP, LAYCOS...), instauración del teletrabajo entre el personal técnico y de administración y hemos desarrollado un proceso de vigilancia tecnológica que asegura la búsqueda, estudio e implantación de todas aquellas tecnologías beneficiosas para la organización. Además en 2020, hemos implantado nuevas mejoras de seguridad gracias a la evaluación COMPLIANCE que hemos realizado durante el año.